Tirso Martínez resultó un narcotraficante enamorado del fútbol: Por una ganga, apenas 700 mil dólares, adquirió a los Venados de Yucatán. Por Los Reboceros de La Piedad le pidieron un poco más, 2 millones de dólares, pero aún así compró.

Cuando en el 2006 en la Federación Mexicana de Futbol descubrieron su identidad, lo obligaron a vender: les dejó ambos clubs en 10 millones, 7 millones 200 mil dólares de ganancia. Eso sin contar Celaya e Irapuato.

La revelación del narcotraficante conocido como ‘El Futbolista’, hecha en Nueva York donde es testigo protegido en el juicio contra El Chapo Guzmán, genera un salpicadero en Mérida, sobre quién o quienes fueron sus prestanombres. El lapso no es claro: va de 1998 al 2006, año en que señala la venta de Venados.

Y es que la historia del fútbol profesional en Mérida, abarca varios nombres durante ese prolongado lapso. Lo interesante es que la franquicia original desapareció en 2001 y un año después, en la temporada 2002-03, Antonino ‘Nino’ Costanzo mudó la franquica del Atlético Chiapas a Mérida para convertirse en el Atlético Yucatán, sin mucho éxito deportivo, retornando a su lugar de origen.

Según la historia oficial de los Venados, los hermanos Arturo y Mauricio Millet Reyes.

Son hijos de Arturo Millet Molina, por algunos años gerente de LA CERVECERÍA YUCATECA y de los Leones de Yucatán, de la Feria Yucatán en Xmatkuil, DEL CLUB CAMPESTRE y en el ramo de la hotelería.

Son quienes convencen a Francisco Ibarra de Quevedo, dueño del Nacional de Tijuana y ex presidente del Atlas, para trasladar su ficha a Mérida. Era 2003.

Tras el Clausura 2005, los hermanos Millet anunciaron la venta el equipo, el Mérida FC, a Irapuato, que se había quedado sin equipo porque lo vendieron al León. Según recortes de prensa, la venta de los Millet era por ‘los problemas económicos, derivados de las bajas entradas al estadio y el poco apoyo del gobierno a la organización.

Por cierto, Arturo Millet Reyes está casado con Gabriela López Gómez, asesora de políticos como los ex gobernadores Ivonne Ortega Pacheco, Félix González Canto, Rolando Zapata Bello y de los vigentes Alejandro Moreno, Alejandro Tello y Claudia Pavlovich, entre otros, además de ser actualmente Senadora suplente por Morena en el estado de Quintana Roo.

Si bien ‘El futbolista’ no los cita directamente en su declaración jurada ante la corte de Nueva York, los lapsos de tiempo coinciden. El periodo de presidencia de los Millet inició en 2003 y concluyó hasta 2010, ya que desde 2006 establecieron equipo en Segunda División y lograron el ascenso a Primera A.

De 2011 a 2015, la franquicia fue propiedad de Fernando San Román Cervantes, otro polémico personaje, quien cambió la denominación de Mérida Futbol Club a Club de Futbol Mérida. Desde 2015 el equipo se llama Venados Futbol Club.

Es Tirso Martínez, ‘El Futbolista’, quién entre lunes y martes acudió a la Corte Federal de Brooklyn a declarar en contra de quien fue su jefe y socio: Joaquín el Chapo Guzmán.

Durante años Tirso controló la ruta de tren que, desde México, transportaba cocaína tanto para el Chapo Guzmán como para Vicente Carrillo Fuentes. Y a pesar de que les hizo ganar mucho dinero, él mismo logró acumular una fortuna de la cual ya “sólo” le sobran propiedades por valor de 3 millones de dólares.

Ahora las está tratando de vender para pagar un decomiso que debe a la justicia norteamericana, en ese acuerdo que incluye también obtener su libertad a los 10 años siempre y cuando coopere como hasta hoy.

Hoy, como señala Juan Alberto Vázquez, periodista mexicano quien cubre el juicio en Nueva York, Tirso vive preso a la espera de que lleguen otros casos para poder hundir a quienes fueron sus socios. Todo con tal de obtener algunos años de perdón.

Los hermanos Millet Reyes no han realizado ninguna declaración hasta ahora en torno al tema y los lapsos de tiempo que se cruzan, de Nueva York a Yucatán (Daniel Barquet).

Mauricio y Arturo Millet, en foto de 2011.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here