El Presidente Trump viajó al estado de California, en la frontera con México, el viernes 5 de abril, donde declaró que ‘nunca se ha visto llegar a tantas personas… El sistema está repleto. Ya no podemos recibirlos. Sea como asilados. O como ustedes deseen. Esto es una inmigración ilegal’, declaró.

La enorme mayoría de quienes están intentando cruzar la frontera ahora, provienen de Centroamérica, y de ellos hasta ahora, el mayor grupo es de Guatemala. Un factor clave en esto, es una sequía que hay en toda la región, que trajo como consecuencia la peor cosecha de maíz y de frijoles (los dos principales alimentos de la dieta local) desde el 2015.

La Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en sus siglas en inglés) informa que 1.3 millones de personas en Guatemala se vieron afectadas entre junio y agosto del año pasado, según el informe que publicó el diario Wall Street Journal el viernes 5 de abril. En algunas zonas de Guatemala, la cosecha de maíz se redujo a la mitad.

Un segundo factor en esto es el rumor que se dio a conocer por medio de las redes de los “coyotes” (traficantes de personas que son operadores de bajo nivel del aparato de Narcotráfico S.A., de Londres) en el sentido de que ahora es el momento de irse a la frontera, ‘antes de que Trump construya el muro’. Uno de los rumores que se han utilizado para avivar las llamas, dice que a los adultos que viajen con niños se les va a permitir quedarse en Estados Unidos. Otro de los rumores dice que la nueva política de inmigración mexicana, de la Presidencia de López Obrador (desarrollo económico para tratar de dar empleo a los mexicanos y a los centroamericanos que entren al país) en sí misma está fomentando que los centroamericanos vayan a México.

“Con su nueva política, México ha generado un efecto de convocatoria, que los traficantes de personas están utilizando para fomentar que la gente migre hacia el norte”, le dijo al Wall Street Journal Danilo Rivera, coordinador del Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo (Incedes), de Guatemala.

Uno de los efectos importantes del aumento de inmigrantes que se dirigen a la frontera México-estadounidense, es que a algunos de los funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP en sus siglas en inglés) los están desplegando para que ayuden a controlar el flujo de refugiados, reduciendo así el número de personas dedicadas a detectar y a interceptar la entrada de drogas a Estados Unidos.

Esto es una bonanza para Narcotráfico S.A., y es probablemente una de sus intenciones en primer lugar al promover estas caravanas y otras formas de tráfico de personas, que son dirigidas por el mismo aparato de Narcotráfico S.A.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here