Tras las gestiones del Gobernador Mauricio Vila Dosal, durante su participación en la COP26, Yucatán será considerado para desarrollar un proyecto de restauración de 50,000 hectáreas de manglares, como parte de las medidas para reducir los efectos del cambio climático.

 

También se abrió la posibilidad de implementar un programa de protección, con un financiamiento del Gobierno de Estados Unidos con un monto de 30 millones de dólares, para toda la región de la selva maya.

 

Como parte de su agenda de actividades en esta Cumbre, Vila Dosal sostuvo reuniones con el doctor Steve Crooks, copresidente del Grupo de Trabajo Científico Internacional sobre el Carbono Azul, Silvestrum Climate Associates; James Tansey, fundador de NatureBank Asset Management, y Jennifer Morris, directora ejecutiva de The Nature Conservancy (TNC).

 

De igual forma, el Gobernador tuvo un encuentro con el Ministro de Turismo de Arabia Saudita, Ahmed Al Khateeb y la asesora del Ministerio de ese país, Gloria Guevara Manzo, con quien intercambió puntos de vista sobre cómo impulsar la actividad turística de manera más sustentable, de tal forma que contribuya a continuar mitigando el impacto del cambio climático.

 

En la reunión con los doctores Crooks y Tansey, es donde se trató el tema de la restauración de las 50,000 hectáreas de manglares en la costa yucateca, que será la continuación del llamado Proyecto Chaac, cuya etapa de exploración y análisis se ha desarrollado en Yucatán desde hace 10 meses.

 

También, el Gobernador y ambos científicos señalaron que seguirán trabajando en la elaboración de las estrategias, las ingenierías necesarias y el cálculo de los costos del proyecto, para así gestionar las alternativas de financiamiento del mismo.

 

Se conoce como azul al carbono orgánico que capturan y almacenan los ecosistemas costeros de manglar, pastos marinos y marismas, y su función es conservar estos complejos, como una medida de adaptación al cambio climático.

 

El carbono azul, capturado por los organismos que viven en los océanos, se almacena en forma de biomasa y sedimentos bajo el agua, principalmente en los manglares, marismas de marea y praderas marinas; aunque, a veces, pasa desapercibido, mantenerlo bien aprisionado es vital para la salud del planeta.

 

En la reunión con Vila Dosal, se comentó que esta iniciativa es resultado de un trabajo de exploración desarrollado durante 10 meses, en conjunto con expertos locales en la materia, al cual se le llamó de Carbono Azul o Proyecto Chaac.

 

Su objetivo es la protección de los humedales y manglares de la costa yucateca, recalcando que, cuando estos permanecen sanos, son las herramientas más efectivas para el control del dióxido de carbono (CO2) y el combate al cambio climático.

 

Además, la reducción de las emisiones CO2, en este caso mediante los humedales y manglares, se transforman en bonos de carbono, que son unos certificados que se colocan en el mercado y por medio de los cuales las comunidades que se comprometen a cuidarlos y regenerarlos, pueden generar beneficios económicos de esto.

 

Asimismo, Vila Dosal se reunió con Jennifer Morris, directora ejecutiva de TNC, organización internacional sin fines de lucro, dedicada a la conservación de la biodiversidad y el medio natural, para tratar sobre las acciones que realiza Yucatán en temas como áreas naturales protegidas, soluciones basadas en naturaleza, restauración de ecosistemas, manejo rural sustentable y combate a la deforestación y degradación.

 

En el encuentro, se abordó la labor que ese organismo ha realizado por más de 25 años en Yucatán y el interés de su nueva titular en redoblar esfuerzos en el estado, tomándolo como líder del trabajo regional que se quiere efectuar, para la conservación de la Selva Maya y el Sistema Mesoamericano de Arrecifes.

 

También, se comentó las próximas iniciativas de TNC, de implementar un programa para los siguientes 5 años, con financiamiento del Gobierno de Estados Unidos, a través del USAaid, por un monto de 30 millones de dólares, para toda la región de la Selva Maya, así como la puesta en marcha del esquema Comunidades Prósperas y Sostenibles, en Oaxaca, Chiapas, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

 

Entre las acciones futuras, está establecer una relación cercana con TNC y su directora en México, para acompañar el proceso de ejecución dicha estrategia y alinearlo con los programas estatales. De igual manera, se habló sobre la posible participación del Gobierno de Yucatán en la reunión del Latin America Climate Council (LACC).

 

Con estos resultados, se considera que la participación de Vila Dosal ha sido muy positiva y coloca a la entidad en el camino correcto, hacia recibir financiamientos que ayuden al desarrollo de programas y proyectos, para combatir el cambio climático y proteger al estado de sus efectos negativos, en beneficio de las familias que viven del campo, que han resultado las más afectados con los huracanes, las inundaciones y las pérdidas de cultivos.