De haberse usado para el narcotráfico, por aquellos años el reinado era de Benjamín Herrera Zuleta, llamado el Papa Negro del narcotráfico, hasta su captura en Atlanta en 1973.
El mítico avión de Celestún se perdió en 1966 pero fue descubierto hasta 1979 En la especulación es cierto que no necesariamente ‘perderse’ significa que aterrizó en ese año, pues pudo estar desaparecido y hacer la ruta tiempo después. Aún así parece poco probable que sea un avión de Pablo Escobar Gaviria debido a que hasta terminar la primera mitad de los años setenta, el colombiano ingresó al negocio de la cocaína con pequeñas cantidades de droga que adquiría en Ecuador y conducía personalmente hasta la ciudad de Medellín en viejos camiones y automóviles.
La ruta hacia Estados Unidos, lo que representa pasar cerca de Yucatán, siguió el camino del contrabando pero primero, a través de pequeñas embarcaciones que zarpaban desde la costa norte de Colombia para hacer transbordo en alta mar sobre barcos de gran calado y, luego, utilizando pequeñas avionetas monomotor, que empezaron a salir desde las zonas selváticas y cenagosas próximas al río Magdalena. El uso de aviones grandes no ocurriría sino hasta los ochentas, de ahí que se descarta al avión de Celestún, un Douglas DC-3 conocido también como tipo Dakota, adaptado para carga.
De las versiones de lugareños, los mas antiguos hablan del arribo de militares a la zona para el rescate de la carga, no de droga sino de fayuca o comercio ilegal de importación.
Por aqullos años aún estaba reciente el triunfo de la Revolución Cubana, por lo que no se puede descartar la participación de un ‘avión desaparecido’ dentro de la Guerra Fria. Sobre todo cuando la vía aérea ya había sido utilizada en 1961 en el ataque de Bahia de Cochinos y Playa Girón, junto con diversos planes de la CIA revelados conforme se van desclasificando.