Junto con el bacheo intenso, también se está realizando la limpieza de rejillas y pozos, en especial aquellos que no habían recibido mantenimiento recientemente.

Cabe señalar que algunos pozos a pesar de haberse limpiado en los últimos meses, se han visto rebasados en su capacidad debido a la cantidad de lluvia y el aumento de nivel en el manto freático.

Las imágenes corresponden a la calle 22 X 25 y 27, cerca del barrio de Santiago.