Comunidades mayas del poniente de Yucatán denunciaron a la principal procesadora de cárnicos porcinos líder nacional.

Kekén, corporativo agroporcino del sureste de México, perteneciente a Grupo @Kuo (Herdez, DoñaMaría, Del Fuerte, Embasa) está acusado de generar pantanos de aguas negras en la comunidad de Kinchil, a 60 kilómetros al Oeste de Mérida, con deforestación, desequilibrio ecológico, daños al ambiente y a los recursos naturales, en complicidad con la PROFEPA.

EL Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in Ja’ y la organización no gubernamental Indignacion anunciaron acciones legales de denuncia penal y civiles de denuncia popular en contra de la principal empresa maquiladora de cerdos en el país.

Carlos Yama, Carmen Ventura, Fausto May y otros dignatarios mayas explicaron en su lengua nativa que piden la intervención del gobierno federal y estatal para que constaten que la porcícola contraviene las disposiciones legales y ordenamientos que regulan la protección al ambiente, la preservación y restauración del equilibrio ecológico.

Anticiparon que están recibiendo asesoría y apoyo de los Guardianes de los Cenotes de Homún, que hace meses llevaron un caso similar ante organismos internacionales.
También anunciaron la defensa de derechos del pueblo maya ante la fragilidad del ecosistema de la zona ante el impacto de mega granjas porcícolas.

Además informaron que ya acudieron ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, ambas del gobierno federal, así como ante la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno de Yucatán.

En la denuncia de hechos, pobladores de Kinchil establecen que desde el inicio de operaciones de Kekén en esa parte del estado, notaron reducción de la población de abejas y de las cosechas de miel y que, recientemente, ante extravío de ganado, recorrieron el área y encontraron pantanos de aguas negras que atribuyen a la empresa.
En esa misma relación de hechos se explica que esa empresa porcícola, junto con grupo Kúo, iniciaron operaciones en 2010.

Kekén le ofrecía en ese entonces a la población empleo y superación económica y una mejor calidad de vida, pero iniciaron también un proceso de despojo de tierras e incluso hay litigios agrarios que no han concluido.
Ahora, señalaron, la empresa porcícola pretende crecer en el territorio y aumentar sus naves de producción de cerdos.

Ni al inicio de sus operaciones ni ahora obtuvieron el consentimiento del Pueblo Maya de esta región para realizar actividades de tan fuerte impacto en una zona con un ecosistema tan frágil y sensible, cercano a la costa, con cenotes, humedales y diversidad en riesgo, advirtieron.
‘Somos los pueblos mayas quienes tenemos que estar facultados para cuidar nuestro territorio o autorizar cualquier actividad que se pretenda desarrollar en ellos. Lamentablemente hemos constatado que a inversionistas de fuera y a muchas autoridades “nacionales” poco les importa el agua, la vida, la tierra y el medioambiente. Mucho menos nuestros derechos como pueblo’.

En un manifiesto presentado en Mérida agregan:

‘Nosotros, como pueblo maya, nos preguntamos qué agua van a tomar nuestras familias, qué agua van a tomar nuestros hijos, pero también qué agua va a tomar el venado, qué agua van a tomar los pájaros. A los inversionistas no les importa. Pretenden extraer, sacar, enriquecerse y no les importa si en el proceso se generan daños y contaminación’.

Reclamamos la atención de la denuncia popular para investigar y detener la contaminación y anunciamos el inicio de la organización entre pueblos del poniente y otros que quieran unirse para que seamos tomados en cuenta en el Plan Nacional de Desarrollo ya que en los territorios de la zona poniente se están promoviendo actividades humanas y productivas que no corresponden al contexto local de las comunidades mayas, porque la entrada de megaproyectos ha promovido la vulnerabilidad y la creación de nuevos riesgos y de verdaderos desastres en materia ambiental, provocando daños y efectos adversos en nuestras comunidades. Hacemos una invitación a quienes quieran sumarse a esta organización entre pueblos mayas para defender la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here