El H. Ayuntamiento que preside el alcalde Julián Zacarías Curi, a través de la Unidad de la Policía Ecológica, informa que a un año de la apertura de la “Pig Beach”, el mantenimiento constante de las instalaciones, junto a los cuidados que reciben los cerditos que la habitan, ha permitido que no solo los animales crezcan en condiciones favorables, sino que se ha transformado en un espacio de interés y paseo para miles de familias.

Es por ello que el primer edil, acompañado de los regidores Claudette Gamboa Rassam y Karim Dib López hicieron un recorrido con el objetivo de analizar las posibilidades para que este lugar sea más atractivo, amplio y sobre todo, sea amable con la naturaleza y la salud de los animalitos.

Desde su apertura hace un año, el 15 de agosto del 2021, la “Pig Beach”, ha contado con gran aceptación por parte del turismo local y nacional, siendo ampliamente visitada, sin embargo, ha sido en esta temporada de verano en donde los números de asistencia a esta parte de la costa, ubicada en la Zona Industrial de Yucalpetén, ha alcanzado la cifra de más de mil personas por día.

Esto refleja el amplio interés que este espacio tiene, además de que queda a la vista el amplio cuidado y gran amor que se le brinda a los cerditos día a día.

Cabe señalar que los ocho cerditos fueron rescatados en julio del 2021 junto a su mamá en un terreno baldío, donde lamentablemente falleció y los pequeños animales comenzaron a ser cuidados por los elementos de la Policía Ecológica.

Posteriormente se llevó a cabo la recuperación de la entrada de la  playa que se convertiría en su hogar, misma que era un depósito irregular de basura, en donde se retiraron un total de siete volquetes de desperdicios, para posteriormente realizar una limpieza más profunda en el área, dejando el sitio en condiciones adecuadas para su uso, y que incluso ha sido certificada como libre de colillas de cigarro por las autoridades pertinentes en salud.

Finalmente se procedió a darle una nueva vista al lugar, primero con la construcción de un corral para los cerditos, espacios para los cuidadores, una tienda de recuerdos, camastros y sombrillas, haciendo que el espacio sea un sitio seguro para los animales y atractivo para los visitantes.