Después del anuncio de la llegada de la viruela del mono al país por parte de la Secretaría de Salud federal, la Secretaría de Salud del estado (SSY) informó que ya se registraron los primeros dos casos en Yucatán, por lo que se hace el llamado a la población a estar pendientes de los síntomas y mantener las medidas de higiene y sana distancia para prevenir su propagación.

La dependencia estatal indicó que los casos registrados se tratan de dos personas del sexo masculino con residencia en Mérida, los cuales se encuentran aislados y bajo tratamiento médico; se encuentran estables.

Por su parte, la SSY está siguiendo todas las acciones de acuerdo con los protocolos establecidos por la Secretaría de Salud federal, así como las medidas pertinentes en estos casos.

En tanto, se pide a la población mantener las disposiciones sanitarias y de distanciamiento social, puesto que su transmisión se da por contacto físico estrecho con lesiones, secreciones corporales, gotículas respiratorias, así como objetos y superficies contaminados.

Es importante reiterar a la población estar pendientes de los principales síntomas de esta enfermedad, que son fiebre y la presencia de lesiones en la piel a los 2 días de iniciada la sintomatología. Dichas erupciones, son muy características, por la presencia de líquido o pus con enrojecimiento en el borde; suelen ser más grandes y abundantes que en el caso de la varicela.

Entre los síntomas que también están asociados se encuentran el dolor de cabeza y muscular, escalofríos, agotamiento y ganglios linfáticos inflamados.

En caso de presentar lesiones en la piel y alguno de los síntomas relacionados, se pide a la gente acudir a su centro de salud o médico de cabecera para descartar o confirmar su caso, así como mantenerse aislado y evitar el contacto con más personas para prevenir que la enfermedad se continúe propagando.

La Secretaría de Salud hace un llamado a la población a cuidarnos los unos a los otros y no bajar la guardia en las medidas sanitarias, como el uso del cubrebocas, el lavado constante de manos y la sana distancia.